Es indudable el interés que tiene la mayoría de los usuarios de Internet por colaborar en la mejora del medio ambiente, es un problema global que cada uno trata de solucionar en su actividad diaria. De este sentimiento se aprovecha Ecoogler.

Algo oscura ha resultado la aparición de este buscador, envuelto en un marketing viral que lo asociada como un proyecto propiedad de Google. De lo que no cabe duda es que está generando muchísimos más ingresos a su propietario que los que destina a los objetivos que son, no lo olvidemos, los que motivan a los usuarios a utilizarlo.

Pero lo cierto, es que ha sido tras la presión de algunos bloggers que levantamos las dudas sobre Ecoogler cuando este buscador ecológico, a finales del mes de abril’08, decidió incluir parte de la información necesaria en su página, mitigando al menos las sospechas de fraude.

Y tras esta presión la “non-profit associationAquaverde de Suiza, que sirve de destino de las donaciones de Ecoogler, publicó un certificado sobre la reforestación que lleva a cabo "con pinos" en la Amazonía. Aquaverde está compuesta por Thomas Pizer y catorce más… (personas).

Falta transparencia, y falta un organismo o empresa de auditoría que avalen las acciones y las cuentas. Antes de hacer "saltar la liebre" se intentó contactar con el propietario de los dominios de Ecoogler, dejándole varias llamadas de teléfono que al día de hoy no ha contestado, y se trató de recabar los certificados pertinentes de la ONG Aquaverde, sin ningún éxito. Posteriormente al escándalo, Aquaverde publicó el primer certificado.

El caso es que Fernando B., el joven español que ha creado Ecoogler, ha podido encontrarse con una mina de oro que jamás había soñado, y que le está reportando pingües beneficios. El seguimiento de los acontecimientos nos demuestra que la idea inicial ha crecido tanto que se le ha ido de las manos, y su proyecto ha crecido más de lo que él podría esperar, pero para eso estamos…, él para vivir y aprender de esta experiencia y nosotros para que si su intención es “lo que dice y quiere parecer” haga las cosas bien.

Bien parecen estar haciendo las cosas los australianos del buscador ecológico Ecocho.com, que tampoco son una ONG, pero han contratado los servicios de la consultora KPMG para dar veracidad a sus datos y acciones.

Este Blog fue de los primeros en levantar este embrollo, y sería el primero en promocionar la bondad de Ecoogler si se dieran las garantías de que no hay un aprovechamiento deshonesto del esfuerzo anónimo de millones de personas que quieren aportar su granito de arena contra el Cambio Climático.

Ojalá, en este caso, haya oportunidad para rectificar, tanto por parte del propietario de Ecoogler, como de Aquaverde, como por nosotros, los críticos, "pero no contrarios" al deseo de que un proyecto así funcione bien, transparente, tan limpio como la acción que defiende y el interés que mueve a quienes lo usan.

imageActualmente existe una alternativa de buscador ecológico que se llama Ecocho.com, la cual está certificada y auditada por la consultora KPMG y cuyos créditos de carbono son garantizados por la Global Carbon Exchange. Pero visto lo visto habrá que seguirles de cerca porque cada día hay más "espabilados" sacando buenas rentas del compromiso que la sociedad va adquiriendo con el medio ambiente.

Ecoogler dice plantar 1 árbol por cada 10.000 búsquedas y además inserta 4 vínculos de publicidad de AdSense en los resultados con un sólo motor de búsquedas. Por su parte Ecocho.com garantiza la plantación de 2 árboles por cada 1.000 búsquedas incluyendo sólo 2 vínculos de publicidad en sus resultados.

Al día de hoy, Ecoogler certifica haber plantado 710 árboles, mientras que Ecocho ha plantado 2.954 árboles.

Comparativa árboles por cada 10.000 visitas Publicidad
incluida en los resultados
Motores de búsqueda Auditoría
Externa
1 4 Google no
image 20 2 Yahoo Google KPMG

¿Aún tienes dudas sobre Ecoogler?: Consulta esta página

"Es que la verdad no se puede exagerar. En la verdad no puede haber matices. En la semi-verdad o en la mentira, muchos". Pío Baroja