Cada vez somos más conscientes de que la manera más efectiva de erradicar la pobreza, la injusticia y la violencia en el mundo es dirigiendo todos los esfuerzos hacia la mujer. El desarrollo de proyectos de salud y educación en grupos de mujeres adolescentes genera siete veces más beneficios que en un adulto o en un varón de cualquier edad.

La mujer adolescente que recibe apoyos educativos y de salud transfiere ese conocimiento a su entorno familiar, y lo que aún es más directo, a la familia que ella forme cuando procree.

Aquí puedes encontrar un video que te puede ayudar a entenderlo:

http://www.unfpa.org/emergencies/psa/film_spanish.html