Hoy es 11M y hemos ido los cuatro, en familia al homenaje que en Alcalá se ha rendido a las víctimas. Bajo un sol abrasador, no esperado, hemos escuchado las declaraciones por la paz de las Naciones Unidas, palabras de Gandhi, poemas sentidos.

Quería haber escrito un poema para mi mujer, pero las palabras se empeñaban en formar pensamientos oscuros, y me esforzaba por ordenarlas de nuevo, para que mostraran esperanzas de paz. Al final dejaré escondidos los sentimientos en mi corazón, y haré brotar en palabras de algunas de las lecturas escuchadas, lo que siento:

*******

Quisiera sufrir todas las humillaciones, todas las torturas, el ostracismo absoluto y hasta la muerte, para impedir la violencia.

Ghandi

*******

PARA LA LIBERTAD

Para la libertad me desprendo a balazos de los que han revolcado su estatua por el lodo. Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos, de mi casa, de todo.
Porque donde unas cuencas vacías amanezcan, ella pondrá dos piedras de futura mirada y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan en la carne talada.
Retoñarán aladas de savia sin otoño, reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida. Porque soy como el árbol talado, que retoño. Porque aún tengo la vida.

Miguel Henández

*******
Si he perdido la vida, el tiempo, todo lo que tiré, como un anillo, al agua, si he perdido la voz en la maleza, me queda la palabra. Si he sufrido la sed, el hambre, todo lo que era mío y resultó ser nada, si he segado las sombras en silencio, me queda la palabra…

Blas de Otero