Estaba dándole vueltas a los regalos que tendré que hacer en los próximos días. El de mi hijo pequeño no lo tengo centrado aún, pero el que haré a mi mujer en el Día de la Madre ha sido un completo acierto. Tiene maneras y formas femeninas, ideales. Fue verla y enamorarme de su mirada, de su presencia. Si amigos, es la cabra de la foto.

Voy a regalar a mi mujer una Cabra, de verdad, con cuernos y barbilla peluda, con orejas saltonas y unos ojos negros brillantes, no dice gran cosa, tan sólo Beeee, pero es encantadora. Llegará una tarjeta de presentación a casa, porque esta cabra es muy educada.

Y como en casa no la podemos cuidar con la atención que ella merece, la envían directamente a las sabanas de Brakna, al sur de Mauritania. Gracias a esta cabra y la leche que dará, una familia de Mauritania criará a sus hijos.

Si quieres hacer un regalo original, solidario y que demuestre que el amor te desborda, acércate a la página de Intermón Oxfam, y elige el tuyo, pincha aquí para ser diferente: