(reproduce antes el vídeo adjunto a este post, su banda sonora es indispensable mientras lo lees)

Quizás tu situación no sea la misma, aún cuando sientes el mismo empuje del amor que yo siento, pero te entiendo, quizás tu situación no sea la misma. Compartimos el mismo don, la capacidad de generar felicidad, demasiado amor. Mientras que el mío baja como un río que riega las cosechas, el tuyo es retenido, y temido, como se teme a las inundaciones en el desierto.

Vas a ser fuerte, por favor se fuerte, nada sucede sin tu guía, harás que brote amor dónde no se espera, que emane paz en medio del silencio. Sé que vas a ser fuerte.

Sólo algunas personas viven sus sueños, otros caen rendidos, como un naufrago que lucha por su vida y se ahoga antes de alcanzar la playa. Tu y yo, hemos sido bendecidos con sueños, alégrate, pues otros no los recibieron. Algunas personas perciben su destino, y otras más cobardes, huyen a esconderse para evitarlo. El tiempo les pasa por delante de los ojos.

Nadie te dará garantías de conseguir tus sueños, ni habilidades en las que apoyarse, nada de cuanto tienes te elevará al cielo, los peldaños de tus escaleras permanecen siempre en la misma altura.

Por favor se fuerte. Así es y debe de ser el amor, no me preguntes por qué.

De nada sirve el paso del tiempo, si nunca podrá marcar tu momento, ningún amanecer anunciará el nuevo día, ninguna noche desvelará la luz que da calor a tu espíritu. Tan sólo el palpitar de tu corazón marcará el tiempo. Dios sabe que jamás dejaré que te ahogues.

Quizás tu situación no sea la misma. Pero algún día, sin saberlo, escalarás hasta lo más alto, y desde allí mirarás hacia abajo, recordando el tiempo gris que ha pasado, y todo aquello cuanto pudiste compartir.

Confía en mí, nada permanece siempre igual. Aún no pienses en cuáles son las razones que te harán subir.

Algún día, en lo alto, te daré la mano, y dejaré de estar sobre ti.

I’ll Be Over You, TOTO