En esta ocasión os recomiendo un tema de Ennio Morricone, compuesto para la entrañable película “La Misión”. Se trata de Gabriel’s Oboe, con la voz encantadora, dulce y maravillosa de Sarah Brightman, sencillamente fabulosa.
Poco más os voy a contar de este tema, simplemente deciros que es: “una música que toca el alma”. La traducción (libre eso sí) de su letra original la he hecho del italiano, disculparme el poco dominio que tengo de ese idioma, que me encanta.

En mi fantasía veo un mundo justo,
todos viviendo en paz y honradez.
Es un sueño de almas libres,
tan libres como las nubes que surcan el cielo.

En mis sueños veo un mundo claro,
y aún en la noche más oscura,
un viento caliente recorrerá las calles,
como un amigo que te protege.

En mi fantasía veo un mundo justo,
el sueño de las almas libres,
en el interior de la humanidad, las almas.

Nella fantasia io vedo un mondo giusto,
Li tutti vivono in pace e in onestà.
Io sogno d’anime che sono sempre libere,
Come le nuvole che volano,
Pien’ d’umanità in fondo all’anima.
Nella fantasia io vedo un mondo chiaro,
Li anche la notte è meno oscura.
Io sogno d’anime che sono sempre libere,
Come le nuvole che volano.
Nella fantasia esiste un vento caldo,
Che soffia sulle città, come amico.
Io sogno d’anime che sono sempre libere,
Come le nuvole che volano,
Pien’ d’umanità in fondo all’anima.


Recuerdo sensaciones muy amargas al ver la película «La Misión», ahora mismo me recorre un dolor profundo al pensar en la brutalidad con la que hemos tratado a los pueblos indígenas, y también me conmueve la voluntad y el heroísmo con el que algunas personas han defendido sus valores, sus creencias…

Os dejo un vínculo para que recordéis el mágico momento en el que Gabriel se encuentra por primera vez con un grupo de indios del Amazonas… es una escena en la que el director quiere transmitir como el coraje del misionero jesuita le adentra en la espesura de la selva amazónica, y cómo el sutil y embaucador sonido de su flauta, interpretando este tema, le protege frente a los indígenas que están confusos con el sonido y no deciden atacarle. Es una manifestación de paz frente a la guerra, de servicio y humildad, en fin… te dejo con ese momento sublime:

http://www.youtube.com/watch?v=1czsC7hmVBo

Y finalmente, el maestro Ennio Morricone, dirigiendo una orquesta que interpreta la partitura de esta perla de la música. El oboe toma aquí toda su fuerza y su pureza. Lo dicho… «Una música que toca, que llega al alma»… así la siento yo.

http://www.youtube.com/watch?v=PRb8KKyenSY