Los “diamantes ensangrentados” o diamantes de zonas en conflicto han financiado conflictos en África que han provocado la muerte y el desplazamiento de miles de personas. Se calcula que en Angola, la República Democrática del Congo, Liberia y Sierra Leona han muerto en conflictos mantenidos gracias a los diamantes cerca de 3,7 millones de personas.
Permíteme darte mi opinión personal antes de que leas el texto de denuncia y participación que ha publicado Amnistía Internacional, sólo quiero simplificar el problema: «NO COMPREIS ORO NI DIAMENTES», ya que se trata de elementos, que aparte de nutrir la guerras y las injusticias, forman parte de la terrible cadena de «la especulación y la vanidad», dos de las mayores enfermedades del ser humano.
En 2003 se puso en marcha un sistema internacional de certificación de diamantes, denominado Proceso Kimberley, que obliga a garantizar que los diamantes proceden de lugares libres de conflicto. Más de 70 países –incluyendo todos los Estados miembros de la Unión Europea- forman parte de este proceso que este año preside la Comisión Europea. Por su parte, la industria del diamante acordó un sistema de autorregulación como apoyo a este sistema internacional.
A pesar de que esta iniciativa es un paso importante, diamantes de zonas en conflicto de Costa de Marfil están pasando al comercio legítimo de diamantes a través de Ghana, por valor de más de 23 millones de dólares estadounidenses. Es tarea de los gobiernos y la industria de los diamantes garantizar que no llegan a los consumidores diamantes procedentes de zonas en conflicto.
Solicita al Ministro de Industria, Turismo y Comercio, que pare las importaciones de diamantes de Ghana y exija a la UE un mayor control de estos «diamantes de sangre».

Temas relacionados en el Blog:

http://notime-towaste.blogspot.com/2007/05/darfur-la-mayor-operacin-humanitaria.html

http://notime-towaste.blogspot.com/2005/12/mujeres-guerra-salud.html