Estaba releyendo un artículo del Blog, La felicidad no debe comprometerse, y me ha recordado que el amor no existe como una garantía, como algo sólido que permanece sin necesitar cuidados intensivos, es tan sólo un sentimiento. El sentimiento del amor cuando se une a la vida en pareja se convierte en un trabajo, que requiere aprendizaje y dedicación, como tocar el violín o construir un puente, si no te lo tomas en serio o lo haces mal desentonas o se derrumba, el amor se disuelve.

El amor no existe, tan solo existen las pruebas de amor que das, lo que demuestras.

Ese es uno de los mayores fracasos de los matrimonios, tanto de los que aún duran y como de los que se rompen, es considerar que todo está ya hecho, que ya hemos construido el hogar dónde conservar el fuego inicial. El amor necesita despertar cada mañana, evitar las rutinas, sin dar nada por seguro.

Otro de los grandes fracasos del matrimonio es la pérdida de personalidad. Acabas sometiendo tus ideas, tus aficiones, tus ilusiones hasta que sólo queda aquello que es compatible con la otra persona. Cuando ya no eres tú mismo… ¿qué queda de la persona de la que se enamoró tu pareja?, una fotografía borrosa.

La mayor prueba de amor para aquella persona que amamos es dejarla vivir libremente, ser ella misma.

No vamos a considerar otro elemento importante, el haber elegido bien, eso ya no tiene remedio. Si te casaste con una persona egoista, injusta y cicatera, apenas puedes hacer algo. Lo cierto es que el matrimonio, como el ser padres y educar, exige preparación, esfuerzo y dedicación. Si la convivencia fuera tan fácil no habría tantos divorcios. Son muchos los que lo intentan y muy pocos los que consiguen finalizar sus promesas.

En España cada 3’7 minutos una pareja se separa y hay más divorcios en un año que nuevos matrimonios. Se entiende que al final mantenerse unido a tu pareja es un trabajo arduo, contra ti mismo, contra la apatía y en el que hay que re-enamorarse de nuevo, cada día. Porque de lo contrario se disuleve:

No es verdad que el matrimonio sea indisoluble. Se disuelve fácilmente en el aburrimiento.

Chumy Chúmez

Para relajarnos, porque esto de amar tiene su cosa… te recomiendo volver a ver el vídeo ‘LOVE IS DIVINE’ de SEAL que encontrarás en el artículo citado:

La felicidad no debe comprometerse