A una buena amiga le impresionó el vídeo Save’Me de Nickelback que luego podrás ver. Puede que la música no te diga gran cosa, y la verdad es que la letra habla de que vivimos en cárceles aisladas, separados de lo que ocurre a nuestro alrededor y necesitamos que alguien nos rescate, nos salve. Pero el argumento del vídeo transmite un mensaje más directo, un mensaje que nos habla de algo seguro que a veces olvidamos.

La vida se acaba, se desvanece a cada paso que damos, la nuestra y la de cada persona que nos rodea. Apenas pensamos en la muerte, en que todo tiene un final.

«La muerte tiene tan segura su victoria que nos da toda la vida de ventaja».

Hacemos mal en no pensar que todo tiene un final, porque esa cobardía nos impide disfrutar de los momentos que vivimos. Pero en este post no me preocupa tanto la brevedad de nuestro ser como la de los demás que nos rodean.

Poco podemos hacer para variar el contador propio que marca el resto de días que nos quedan, pero si podemos hacer algo por el contador de los demás, al menos en algunos casos nuestra actitud puede anular la cuenta atrás. Frente a nosotros, o a miles de kilómetros, sólo hay dos tipos de vidas, las que continúan y las que están a punto de terminar.

Algunas de esas vidas dependen de cómo actuemos, ignorándoles o variando sus destinos en función de nuestros actos. Te parecerá raro hablar así, pero piénsalo, tu acción, tu ayuda puede cambiar el curso de la vida de otras personas. Claro que en la mayoría de los casos no podemos hacer nada.

Ahora piensa en las vidas más frágiles, las que se apagan como la luz de una vela batida por un suave susurro. Esas vidas dependen de un hilo finísimo, tan fino que es fácil sujetarlo: una vacuna a tiempo, la ayuda alimentaria, la denuncia de un hecho injusto, defender la paz, una mano que agarra ante el vacío. Cada una de esas acciones tienen consecuencias, y puede que no las veas así, pero «re-inician el contador, o consiguen parar la cuenta atrás» de miles de personas.

¿Y qué podemos hacer con quienes nos rodean, los de nuestra sociedad del bienestar?. Si la gente que nos rodea llevará un rótulo encima de sus cabezas, en el que viéramos cuantos segundos de vida le restan… ¿sonreiríamos más? ¿pensaríamos en quienes son y que cosas han vivido? ¿intentaríamos contrarestar su soledad?

Nickelback – Savin’ Me

¿te ha gustado el vídeo??? a qué si??. Pues deja un comentario coj… jod…    jejeje, sino jamás sabré si tú existes… piénsalo…

Más temas de Nickelback en el blog:

Qué ocurriría si a todos nos preocupara?

No Hay Tiempo que Perder: Nickelback – Far Away

* Otros contenidos de Música de este Blog:
Linkin Park – In The End

Linkin Park – What I’ve Done – Qué he hecho

Greenpeace – Green Day – Linkin Park

Más pulsa aquí.