En Zaragoza se fabrican bombas de racimo, por esos los activistas de Greenpeace han desplegado una enorme pancarta en la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Hasta allí han llevado miles de zapatos, amontonados en una pirámide que simboliza las miles de mutilaciones que estas bombas indiscriminadas causan en la población civil.

Más información sobre las Bombas de racimo aquí.