Ayer una amiga del alma dejó un comentario en el post Carpe Diem, que quisiera subir hasta aquí. Gracias Cristina por reproducir un poema tan valioso de Walt Whitman. Ya echaba de menos tu energía.

Conocí a Cristina en el Campus Virtual de la Universidad Oberta Catalunya (UOC), mientras ella estudiaba empresariales desde Huesca y yo ingeniería desde Madrid. Pasamos cientos de horas estudiando, codo a codo pero separados por 400 km., despertando risas y emociones en nuevos amigos. De esas risas y de aquellos compromisos surgió una maravillosa amistad que siempre permanecerá inquebrantable.

Durante varios años, en la universidad, nos pusimos de pie sobre muchas mesas, encima de ellas, y desde lo alto hicimos crecer nuestros sueños y gritamos nuestros valores. En lo alto de esas mesas hicimos el ganso y también brindamos nuestras manos a quienes necesitarón de nosotros. Repartimos miles de abrazos en los foros y juntos fundamos la comunidad de alumnos. Pronunciamos en alto palabras llenas en espacios huecos.

Vivimos en nuestra edad madura la intensa experiencia universitaria,  disfrutando de ella, no sólo para nosotros sino dispersándola entre los demás. Amistad, generosidad, solidaridad, sentimientos, riesgos, «sentirse vivos», …. Que años aquellos, cuantos amigos, cuantas inquietudes y que altos nos hicimos.


Este es el comentario que Cris ha dejado el post Carpe Diem: (Gracias)

Quiero dejar mi propio «carpe diem».. aunque no fui yo quien lo escribió.. sino Walt Whitman

 …Carpe Diem, aprovecha el día.
No dejes que termine sin haber crecido un poco,
sin haber sido un poco mas feliz,
sin haber alimentado tus sueños.

No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie
te quite el derecho de
expresarte que es casi un deber.

No abandones tus ansias de hacer de tu vida
algo extraordinario…
No dejes de creer que las palabras, la risa y la poesía
sí pueden cambiar el mundo…

Somos seres, humanos, llenos de pasión.
La vida es desierto y tambien es oasis.
Nos derriba, nos lastima, nos convierte en
protagonistas de nuestra propia historia…

Pero no dejes nunca de soñar,
porque sólo a través de sus sueños
puede ser libre el hombre.

No caigas en el peor error, el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes…

No traiciones tus creencias. Todos necesitamos
aceptación, pero no podemos remar en
contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.

Disfruta el pánico que provoca tener
la vida por delante…
Vívela intensamente,
sin mediocridades.

Piensa que en tí está el futuro y en
enfrentar tu tarea con orgullo, impulso
y sin miedo.
Aprende de quienes pueden enseñarte…

No permitas que la vida
te pase por encima
sin que la vivas…»

(Tu amiga oscense, Cris)

Gracias mañíca por incorporarte a este Blog, tienes las puertas abiertas. Conozco tu capacidad para comunicar con la magia de la escritura, así que espero que tu visión de las cosas y tu experiencia se pasee por este lienzo en blanco.

Cris, te dedico el tema ‘No me crees’ cantado por Efecto Mariposa y Javier Ojeda: