Hace días leía una noticia que me impactó. Era sobre una de las tantas enfermedades raras que existen, el síndrome de Moebius, una enfermedad que impide que la cara de la persona que la padece exprese ninguna emoción.

  Es una parálisis congénita desde el nacimiento y que afecta a los nervios craneales. Acarrea una serie de consecuencias físicas como la in-expresividad en la cara. Los afectados no pueden reír, llorar y parpadear entre otras cosas. No es hereditaria pero no hay tratamiento que hoy día pueda curar ni prevenir este síndrome.

Al leer esta noticia pensaba en el privilegio que tienen los que expresan emociones positivas, las personas que saben  reirse de uno mismo, que tienen sentido del humor. Esas personas que tu sabes identificar entre las que conoces, porque te dan energía.

Esas personas divertidas, que tienen capacidad para desdramatizar y desviar la atención de lo que les preocupa, gente que sonríe pese a todo y disfrutan de lo cotidiano. Porque con sentido del humor se pueden afrontar mejor los problemas, de los que nadie somos ajenos, y quien esté dotado de él, posee una fortaleza extraordinaria.

A sí que por favor riámonos más, para liberar tensiones acumuladas, las que nosotros mismo nos generamos, y sobre todo compartan la risa, porque al compartirla se reducen las distancias.

Apreciemos pues el poder gesticular y expresar diferentes emociones, porque desgraciadamente otros no pueden.

 

Etiquetas de Technorati:

Gracias Heaven por este post