Ayer le decía a una amiga que tiene mucha suerte, que aunque sus penas eran para echarse a llorar y que el destino la había tratado con dureza, aún podía agarrarse a sus grandes obras, a sus hijos ejemplares y a sí misma. Porque ella es una luz en las tinieblas por las que andan quienes están desvalidos por el desamor y la soledad.

La decía que la felicidad puede no ser recibida, puede estar ausente, pero yo tengo la certeza de que ella la regala a borbotones. Y parafraseando el poema "caminante no hay camino" de Antonio Machado la añadí: "no tendrás nunca la felicidad que buscas, porque la felicidad que existe sólo consiste en perseguirla". Me quedé confiado porque me consta que ella vive cada día buscándola.

Después recibí un correo de Débora, una amiga intensa de México, y en él me decía: "Quizás te parezca simple y vana, pero soy FELIZ, …no quiere decir que no lucho, pero amo lo que hago y procuro hacerlo mejor", para después preguntarme si yo también era feliz, aunque quizás lo afirmaba. Débora añadía que habría que definir la felicidad como una experiencia que no puede ser constante, que no puede ser perdurable, y en esa intermitencia está su grandeza. Quizás el enfoque correcto sería perseguir, en lugar de la felicidad, un bienestar subjetivo.

Acompañaba su mensaje con estas palabras:

“…Definir el concepto de felicidad es tarea ardua. Seguramente sea una de las definiciones más controvertidas y complicadas. El ser humano ha tendido siempre a perseguir la felicidad como una meta o un fin, como un estado de bienestar ideal y permanente al que llegar, sin embargo, parece ser que la felicidad se compone de pequeños momentos, de detalles vividos en el día a día, y quizá su principal característica sea la futilidad, su capacidad de aparecer y desaparecer de forma constante a lo largo de nuestras vidas.

Otra de las controversias en torno a este tema es dónde buscar la felicidad, si en acontecimientos externos y materiales o en nuestro interior, en nuestras propias disposiciones internas…

La felicidad, concepto con profundos significados, incluye alegría, pero también otras muchas emociones, algunas de las cuales no son necesariamente positivas (compromiso, lucha, reto, incluso dolor).

Es la motivación, la actividad dirigida a algo, el deseo de ello, su búsqueda, y no el logro o la satisfacción de los deseos, lo que produce en las personas sentimientos positivos más profundos.

"No hay deber que descuidemos tanto como el deber de ser felices". (Stevenson)

"La falta de las cosas que el hombre desea es un elemento indispensable de la felicidad". (Russell, Bertrand)

"Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una". (Voltaire)

"La felicidad no es un ideal de la razón, sino de la imaginación". (Kant)

"Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias". (Locke, John)  

No me cabe la menor duda, mi famélica felicidad radica en la experiencia generosa que me aportan las personas que me rodean. Personas sencillas, abatidas por un destino cruel y tan ejemplares como para recordarme que la mayor de mis ocupaciones es tratar de ser feliz y devolver cuanto reciba.

You Only Get What You Give

Tu sólo recibes lo que das

Las citas de Débora están basadas en esta fuente.