image Volviendo del trabajo escuché un debate radiofónico sobre el artículo "La Separación de la Basura’. Uno de los tertulianos era   Xavier Sala-i-Martín, el propio autor del artículo, en el que afirma que no es necesario reciclar el papel, que los gobiernos están cediendo ante la presión de los fanáticos de la "religión medio-ambientalista" y que cada cual puede consumir todo cuanto quiera sin reciclar.

No había oído antes más tonterías en menos tiempo, y menos de quien se las da de gurú de la economía y no es más que un impresentable que se cree capaz de adoctrinar sin base alguna, por muy catedrático de la Universidad de Columbia que sea.

Lo primero que pensé, después de que terminara el programa de radio, fue en emular a mi amigo del blog "Lo que me toca los cojones" porque no podía dar crédito ante tantas estupideces. Veamos algunos de los disparates que dice este economista:

"Hace unas semanas se produjo en China una curiosa epidemia de enfermedades de transmisión sexual. Curiosa, porque la causa no fue, como cabría esperar, el desenfreno carnal sino unas gomas de cabello. Si, si. Unas gomas de cabello que, al parecer, habían sido hechas con… (por favor no se rían): ¡condones reciclados!." (Xavier Sala-i-Martín)

Pues hombre!!!! Xabier, que sepa usted que los productos que contienen restos o flujos orgánicos humanos (vendajes, jeringuillas, etc.) son necesariamente destruidos bajo medidas sanitarias especiales. Pero este catedrático no parece otra cosa que un voceras de leyendas urbanas a las que intencionadamente con su currículum desea dar crédito. Sin estas estúpidas anécdotas no tendría de que hablar este personaje. Simplemente patético, pero de muy buen provecho para que le contraten en debates y sigan hablando de él.

Pero, sigamos con la banalidad y desconocimiento con el que este personaje se asoma a los medios de comunicación:

"Durante el “día de la tierra” los maestros llevan a los niños de excursión a la montaña y, tras plantar un bonito árbol, les explican que cada vez que pintan un folio, están matando a una criatura tan preciosa como la que acaban de plantar. Independientemente de los daños psicológicos que sufren los pobres chavales cada vez que hacen los deberes, nadie les explica que el papel proviene de árboles plantados expresamente para ser transformados en papel. Reciclar papel para salvar a los árboles tiene tanto sentido como reciclar pan para salvar al trigo o reciclar boniatos para salvar… a otros boniatos." (Xavier Sala-i-Martín)

Tras leer esto uno se pregunta: ¿somos todos tontos?, ¿estamos tan idiotizados que reciclamos porque sí?.

Xavier olvida que las multinacionales de la celulosa devastan enormes espacios para sustituir la diversidad de la zona por árboles de crecimiento rápido. Olvida o quiere ocultar, que los procesos de fabricación del papel requieren de sustancias no-renovables y potencialmente peligrosas para el ser humano, como las que se usan para blanquear el papel. Olvida intencionadamente que la mayoría de la pasta de papel se obtiene en zonas que no favorecen el desarrollo rural sino la generación de enormes beneficios para las multinacionales. Olvida, a propósito, que el proceso de reciclaje es una responsabilidad social, tanto como lo es la reducción de los consumos. Pero puede que este hombre venga de una familia en la que todo se tiraba, en la que nada servía para otro uso. Una pena Xabier, lamento que te educarán mal.

En cuanto a lo del fundamentalismo religioso de los ecologistas… en fin, cualquiera sabe que no hay nada más lejano a la realidad. Es como si acusáramos a los voluntarios de Médicos sin Fronteras o a los socios de Amnistía Internacional de pertenecer a una secta religiosa peligrosa porque dan importancia a proteger la vida de los demás… Sin palabras…

Si no fuera porque este catedrático también ha difundido críticas al sistema económico que devasta el futuro y los recursos de los países pobres, si no fuera por eso…

Porque lo más grave de este y otros personajes es que pretenden ser OPORTUNISTA, como hacen las novietas de los famosos para chupar cámara, generando noticias sensacionalistas para ganar protagonismo y puestos en los debates de los medios de comunicación, aunque para conseguirlo deban de prostituirse en las ideas y la verdad.

No seré yo quien le dé más protagonismo, simplemente quería calificarlo… para señalar lo bueno de lo malo y no guardar silencio ante las cosas tontas de la gente tonta.

Vaya, que me he fastidia que algunos busquen notoriedad a costa de negar lo innegable, de pasarse al "lado oscuro" con la simple intención del protagonismo.

 

Promover esta replica en:

Digg

Menéame 

___