En una de las mayores victorias de la campaña de NRDC para frenar los daños mortales del "sonar" para los cetáceos, un juzgado federal ha ordenado a la Marina de los Estados Unidos tomar medidas para proteger a las ballenas y otros mamíferos marinos durante los próximos ejercicios que se realizaran en la costa sur de California.

El tribunal ordena el bloqueo por dos años de maniobras con sonar en uno de los ambientes marinos más sensibles, contiguo la Reserva Marina Nacional de Channel Islands, aguas que albergan cinco especies de ballenas en peligro, incluidas una importante población de ballenas azules.

Durante la última década, los científicos han culpado al sonar de frecuencia media de cientos de muertes de ballenas.

Visto en NRDC