Los coches de gran cilindrada pagarán unos 33,5 euros cada vez que entren en el centro de Londres. El alcalde de Londres quiere forzar, con esta medida, el uso de vehículos más eficientes o el uso del transporte público.

Todos los coches de cilindrada superior a 3.000 cc y que emiten más de 225gr de CO2/km estarán sujetos al pago de la tasa de 33’5 euros, claro que a sus dueños ese dinero les supondrá unos 700 euros mensuales.

Cómo podrás imaginarte, a esa parte financiera de la ciudad llegan muchos fantasmas engreídos, que necesitan ir dentro de vehículos que les doten de la apariencia de ser más grandes que los demás. El 17% de los coches que acceden al centro de Londres son deportivos de gran cilindrada (ideales para ir a 40km/hora por calles urbanas) o son 4×4 de gran tamaño (imprescindibles, cómo no, para sortear la montañosa orografía de una ciudad plana).

Desde este blog animaría a impulsar otra medida, "el rechazo", como nos demuestran en este vídeo de Greenpeace. Imagínate que los compañeros de trabajo arrinconaran a estos individuos irresponsables y contaminadores, que les dieran la espalda a los que creen que todo lo que ellos pueden permitirse pagar es válido, y decirles que su vanidad no es otra cosa que una irresponsabilidad social.

Pero… ya sabemos que eso de fardar y de exhibirse con coches de lujo es un sueño que persiguen muchos incautos… Nos queda mucho camino por recorrer en la asignatura de "educación para la austeridad"…

El incentivo que ha ideado el alcalde de Londres para los coches que menos contaminan, menos de 120gr/km, ni siquiera pagarán la tasa actual de 10’72 euros por entrar a la City.

 

Vía CO2 Acción