Visto en INDIGENCIA

“Cuando era pequeño, rezaba todas las noches al Señor pidiéndole una bicicleta. Con el paso del tiempo descubrí que el Señor no funciona así. Por lo que robé una bicicleta y luego recé al Señor para pedirle perdón.”