Ayer me decía una amiga, de Alcalá de Guadaíra, que se acababa de hacer socia de Greenpeace… pero por la falta de dinero había dejado de colaborar con una ONG en la que apadrinaba un niño. Es duro tomar decisiones así porque no consigues llegar a implicarte en todo lo que uno desea, así que la contesté:

Enhorabuena por tu decisión, ahora podrás ayudar a que muchos niños, apadrinados o no, tengan posibilidades de vivir un "planeta habitable", en el que encuentren oportunidades, aunque al principio tu ayuda parezca inútil porque sea pagando una cuota y regando el mar con una sola gota de agua.

Ahora la quiero dedicar uno de los vídeos que monté para YouTube, y en el que se cuenta la profecía de los "indios Cree" que da nombre simbólico a los activistas de Greenpeace: Rainbow Warrior. Bienvenida Míriam ahora eres una guerrera del arco iris, pacífica.

Tu también, amigo lector, puedes dar ese paso, hacerte socio de Greenpeace, y luchar por un planeta habitable. No es necesario que te lanzes en paracaídas ni que luches contra las olas persiguiendo un ballenero… Como puedes ver en este vídeo, no es necesario que lo pases mal.

P.D.: Se dio el nombre de Rainbow Warrior al buque insignia de Greenpeace que fue saboteado en Nueva Zelanda.