El año pasado di una conferencia en la Universidad de Alcalá de Henares sobre "Iniciativa e Innovación en la Empresa" para alumnos del último curso de empresariales. El mensaje que les regalé a los estudiantes era motivador y provocador. Les animé a imaginar, a cuestionar, a dudar, a replantear todo cuanto ven y todo cuanto ya ha sido aplicado.

Sin embargo no abordé uno de las principales barreras que impiden la innovación en la empresa: Los Ejecutivos del Excel", los "high executive"… aquellos a los que les dieron la dignidad con un diploma del Instituto de Empresa, los que en familia se quejan del engranaje siniestro de la economía global y sin embargo son piezas burdas y esclavas de una partida en la que actúan como una marioneta. Miden pero no dirigen, cuentan el dinero pero no trazan caminos.

"si Amancio Ortega hubiese estudiado un MBA o en empresariales en Harvard la empresa ZARA no habría tenido éxito".

Estos ‘ejecutivos del Excel’ son una de las mayores amenazas para la innovación, porque por sus venas no corren las ideas sino las cuentas, los cierres… Tampoco saben dirigir equipos de personas, y para solventarlo contratan a Coachers y recetan libros para que cada uno sepa buscar su queso.

En fin… cambiando de tercio. Me apetecía publicar este pedazo de tema de Green Day, Are We the Waiting,  y dedicársela a todos los que trabajan sin motivación y a los que esperan una oportunidad para desarrollar su creatividad en buenos proyectos.

Somos los que están esperando…