Esta es una sorprendente historia que me reenvía mi mujer por email, sobre la apasionada historia de amor de un pescador y un tiburón hembra.

Seguro que has visto ese mensaje o acabarás recibiéndolo tarde o temprano. ¿Será verdad?, pues no, es una "historia urbana" generada por una revista, aunque a todos nos encantan estos mensajes de amor humano y naturaleza salvaje.

La broma surgió de la revista, "Le magazine des voyages de pêche” publicada para el día de “April’s fools day” de 2006, y como es lógico antes de darse cuenta del engaño la gente inundó Internet con contenidos aportando veracidad a una historia del ‘día de los Inocentes’. Creer en Peter Pan es bueno, tener sueños y también mantener la inocencia, así que os dejo la romántica y positivista "urban legend, Historia de Amor":

Arnold Pointer, un pescador profesional del sur de Australia, liberó de una muerte certera a una hembra de tiburón blanco que se había enredado en sus redes de pesca. Ahora el pescador tiene un problema: el dice:

"Hace dos años que no me deja estar solo. Ella me persigue a todas partes que yo vaya y su presencia asusta a todos los peces. Ya no se que hacer."

Es difícil deshacerse de una ejemplar de tiburón blanco de 4 metros desde que esta especie está protegida por la conservación de vida silvestre, pero un afecto mutuo se ha establecido entre Arnold y "Cindy". Arnold dice:

"A veces yo paro mi bote y ella viene hacia mi, se gira sobre su espadas y deja que yo le acaricie su barriga y su cuello. Ella me gruñe, gira sus ojos y mueve sus aletas arriba y abajo agitando el agua felizmente…"

Más información (sobre una historia falsa):