España – Mañana, 28 de octubre, el Congreso tomará en consideración una proposición de ley de Movilidad Sostenible para crear un marco normativo que impulse el transporte colectivo y el no motorizado. La ley de movilidad era un compromiso de la anterior legislatura y ha sido anunciada recurrentemente pero, a pesar de que las emisiones del transporte han aumentado un 97% en 2007 respecto de 1990, hasta la fecha no se ha presentado ningún borrador.

La iniciativa parlamentaria ha sido elaborada por IU-ICV, CC OO, Ecologistas en Acción, WWF/Adena, Greenpeace y Los Verdes. En la presentación de la proposición se dice que:

"El transporte, que sigue basado en la preponderancia de la carretera y del automóvil, crece más que el conjunto de la economía y sus efectos negativos –sus externalidades– son cada día más notorios: emisiones de gases que provocan el cambio climático, pérdidas económicas por la congestión del tráfico, daños en la salud de los habitantes de las ciudades, fragmentación del territorio y pérdida de biodiversidad, o la elevada siniestralidad que afecta sobre todo a los desplazamientos de los trabajadores a sus empresas. Los presupuestos del Ministerio de Fomento siguen destinándose mayoritariamente a nuevas autovías y a líneas de alta velocidad. La proposición de ley presentada propone que, en 8 años, los presupuestos de este ministerio destine un porcentaje no superior al 50% a infraestructuras y el resto a gestión de la movilidad". (leer más)

Personalmente tengo un enorme interés en ver que ocurre en el Congreso de los Diputados con esta propuesta. Las ciudades necesitan el  desarrollo de un modelo de movilidad sostenible, que mejore la calidad de vida de las personas y de las ciudades, que reduzca la emisión de contaminantes y haga óptimo el uso de los recursos y de la energía.

Tanto interés tengo en la movilidad sostenible que os voy desvelar un gran secreto, comentado sólo en alguna conferencia sobre innovación que he dado… Se trata de un proyecto personal que os he ocultado a todos y que sin embargo es el buque insignia de mi actividad privada… mi actividad de investigación e innovación tecnológica. Cuando digo "actividad privada" me refiero a eso que todos entendéis, como cuando estás en casa y la familia está durmiendo, los amigos no te necesitan, el blog va sólo y, además ese día, tu actividad laboral no te ha consumido… Si todo se alinea, dedico un rato a proyectar la Fundación ir2M, que mejorará la calidad de vida de millones de personas y ayudará a reducir el impacto del Cambio Climático, haciendo a la vez más amigables las grandes ciudades.

A veces, cuando escribo en este blog, me pregunto por qué mantengo a los lectores al margen de mi proyecto de I+D+i, y la verdad es que no encuentro una respuesta consistente, no es por la popularidad de este blog y su capacidad de distraerlo, no sé, el caso es que hoy voy a desvelar una parte pequeñita de mi gran hijo… al que espero pronto ver corriendo por alguna de las grandes regiones urbanas y más pobladas del mundo…

No seáis excesivamente duros, cuidármelo, aún es un bebé en desarrollo, y necesita tiempo para crecer y hacerse fuerte… y con mimo y 80 millones de Euros en poco tiempo lo veréis por Tokio, Los Ángeles, Seúl, México D.F. y otros sitios…

Os dejo con dos pensamientos que forman parte de la presentación de la futura Fundación ir2M:

El índice de crecimiento de la población que posee un vehículo privado crece año tras año. Obviamente, la construcción de nuevas infraestructuras de transporte no puede ajustarse a este ritmo frenético… Este fuerte crecimiento del tráfico automovilístico compromete el desarrollo económico y empeora las condiciones de vida de los ciudadanos.” 

El disponer de un sistema de transporte rápido, seguro y saludable constituye un aspecto esencial del bienestar de los ciudadanos. Las ciudades que no logren proporcionar un sistema de transporte sostenible ponen en peligro su propio futuro, ya que no podrán competir económicamente y serán menos atractivas como lugar de trabajo y de residencia.”

Presentación que cierro con esta frase:

Algunas de las hazañas más grandes de la humanidad han sido obra de personas que no eran lo bastante listas para comprender que eran imposibles. (Doug Larson)