Mientras hoy preparaba la cena, mi hijo me preguntaba cómo se hace para no olvidar algo importante cuando en tu cerebro surge una buena idea. Le dije "apunta en una nota lo que piensas". Cuando terminé de hacer la cena, apareció de nuevo, con una hoja en la que había escrito un discurso para algún día convencer a sus amigos de "la importancia de los recursos y la economía".

Aún siendo su padre puedo confesar que me sorprendí con la claridad de sus ideas y la sencillez de sus palabras. Veo que con el tiempo, mi pagerank 5/10 de Google será barrido por su talento. El discurso con el que aclara sus ideas, decorado con un grafiti, dice así:

Yo quiero hablar del consumo en el mundo. Pero no estoy en contra del consumo, sino de la cantidad y las formas de consumir, de fabricar, de transformar; en definitiva, de la utilización de los recursos. Creo que leí que el 20% de la población mundial (unos 1000 millones), tiene consume (mira que barbaridad) el 60% de los alimentos mundiales y el 75% de la energía del mundo.

Mucha gente dirá que al mundo no le ocurre nada, y en el caso de enterderlo dirá que lo peor no se va a tocar, que eso ocurrirá dentro de muchísimas generaciones. Pero, ocurre que ya han llegado las primeras secuelas, "advertencias", crisis, paro, enfermedades, etc.

Petróleo, todo gira alrededor del petróleo, la economía no está preparada para que un elemento como este falle. Esto ha sido un aviso, pero más tarde ocurrirá, más pronto que tarde, no habrá petróleo. Si el dinero que aporta la venta del petróleo, se perdiese al no haber, ocurrirá que, estos, no gastarían en muchísimas otras cosas, además de despidos al no haber dinero, las empresas que trabajan en esas otras cosas, en las que no invierten, tendrían menos dinero, por lo cual, ellos no invertirían en otras, además de despidos, la Economía Mundial es como un dominó, en el que, si falla una pieza importante como el petróleo, fallan las demás.

El mundo se resume en dos cosas, a mi entender, la naturaleza, y el Planeta. El ser humano = naturaleza. Ocurre que el ser humano, se quiere separar (ya lo ha hecho) de la naturaleza, además de creerse superior de todo lo que le rodea, pensando que los demás no tienen importancia. Con esto, genera una situación de superioridad, despreciando al medio, estropeándolo y diciendo "no tiene importancia"…

¿Cuantos más de estos hay? (hablando de árboles)… Esto produce que si el ser humano destruye la naturaleza, no quedará planeta porque no sería habitable. Con esto quiero decir que "el ser humano, en su insensatez, está destruyendo, lo que en el fondo, más necesita". Como si te dedicaras a atar petardos de los fuertes a las vigas de tu casa, al final, conseguirías, por desgracia, que el edificio se te cayera encima. Esto ocurre con la naturaleza, si tu la destruyes al final te perjudicas a ti mismo, porque no puedes vivir.

Colaboración de…


Jaime Manzano
14 años. Estudiante 3º ESO. España

Jaime en Tuenti