Por Francisco López

Ecólogo Social – Venezuela 

"Al peso de los años lo eminente se rinde, que a lo fácil del tiempo no hay conquista difícil". Calderón de la Barca

 

Debo ante todo advertirles que soy un militante de las corrientes emancipadoras del hombre, del nuevo paradigma emergente. Quise escribir estas palabras intentando desvelar para algunos incautos, lo que hay detrás del telón de lo cotidiano, lo que apenas alcanzamos a ver de entre las “realidades inventadas” que nos muestran los poderes globalizadores y sus medios de desinformación.

Hoy quisiera conversar con ustedes de los límites del crecimiento, el límite en donde la estupidez humana choca contra la contundente pared de la verdad de nuestro sistema planetario, contra la ciencia. Límites del crecimiento se le llamó también a un valioso y muchas veces escondido documento emitido por el Club de Roma en 1972, el cual contiene verdades lapidarias (no aptas para cardíacos) relacionadas con el futuro que estamos construyendo!

En dicho estudio se modelaron posibles realidades futuras y particularmente, se simularon datos que permitieran estimar las situaciones asociadas a la producción de alimentos, crecimiento demográfico y disponibilidad de recursos naturales (materias primas). Dichas estimaciones arrojaron resultados profundamente alarmantes, por cuanto se obtuvo que en el año 2010, el crecimiento poblacional aumentaría exponencialmente mientras que la capacidad mundial de producción de alimentos, se acercaría a su zenit productivo; si cruzamos estas dos variables podemos inferir que las crisis que están por venir, tendrán alcances planetarios y pudiesen inclusive “justificar” la ocupación de territorios y países enteros por gobiernos y fuerzas militares de países poderosos, y quién sabe cómo sucedería esto…

La única solución factible que encontraron los científicos para revertir dicha tendencia cuando realizaban las modelaciones, consistía en “controlar las tasas de natalidad a nivel mundial, eliminar el proceso de acumulación de capital y el destino de todas las inversiones exclusivamente a la renovación del capital existente” (Meadows y otros, Los Límites del Crecimiento, 1972).

Hasta aquí todo va muy bien y hablamos de información incuestionable desde la perspectiva del criterio científico universalmente aceptado; el problema es que en el sistema capitalista, en toda la amplitud de su significado teórico según Smith, no se consideró la tendencia de los mercados en expansión, la cual hoy es una realidad propia y necesaria para la subsistencia de dicho sistema económico. Smith hablaba de las fallas del mercado entre otras debilidades, pero lo más grave es que escondió que en este sistema no cabríamos todos…

Desde la mitad del siglo XX, las corrientes capitalistas han “descubierto” que la industrialización y los sistemas de vida capitalistas (modos energéticos de por medio), están ocasionando estragos en nuestros sistemas ecológicos planetarios, muchos de ellos irreversibles, y se han dado a la tarea de generar campañas efectistas dirigidas a desviar la atención hacia esfuerzos para salvar a los árboles, a los manglares, a las ballenas, a Kioto y pare usted de contar…

Estas iniciativas, a mi juicio propias de la ingenuidad infantil, que de cuando en cuando nos hace sentir cómodos con lo que queda de nuestras conciencias, no es más que una nueva ligereza facilista que hemos decidido adoptar frente a una realidad incuestionable que se nos presenta de frente, objetándonos como sociedad civilizada; es el nuevo sofisma del capitalismo.

Es urgente que nuestras sociedades busquen nuevas soluciones más allá del estado nación, de las actuales relaciones de capital-trabajo, más allá de intereses individuales y que comencemos a pensar honestamente en el colectivo, en la aldea global, o sencillamente, que dejemos de mentirnos a nosotros mismos y aceptemos que hemos cedido vilmente y sin protestar, a toda esta vorágine capitalista causal del calentamiento global y de toda clase de aberrantes injusticias sociales. La ecuación de nuestra realidad se nos muestra muy fácil: capitalismo = mercados en expansión = crecimiento demográfico = sobreconsumo-energético de recursos=calentamiento global=exterminio de la biósfera del planeta.

La conclusión es clara, o avanzamos hacia un nuevo contrato social que nos beneficie a todas las especies, o los poderosos nos arrastrarán con ellos hacia la hecatombe planetaria…