De Copenhague es imposible que salga ningún acuerdo político vinculante para hacer frente al cambio climático, ya que ni Estados Unidos ni China (juntos suman el 40% de las emisiones globales de CO2) están en condiciones de comprometerse a reducir sus emisiones.

Y el resto de países… harán gestos de pataleta pero volverán a casa ocultando su satisfacción porque el sistema de crecimiento económico mundial, que sustenta en las poltronas a los políticos, seguirá intacto… girando en un engranaje que nos condena a todos al cambio dramático. Pero serán otros quienes tengan que arreglarlo, no ellos. 🙁

¿Qué futuro nos espera? o… reventarán nuestra paciencia??