“Hubiera sido un milagro. Hubiera sido un milagro que el mismo pensamiento que no ha sabido cuidar el presente se hubiera preocupado del futuro. Si tras el desplome financiero mundial se hubiesen puesto en cuestión los dogmas económicos y morales que lo produjeron, entonces sí… entonces, la Cumbre del Clima de Copenhague hubiera podido tener éxito. Pero es pueril pensar que si no se desactiva el principio del crecimiento económico incesante, pueda cambiarse algo en serio”.

_____

Pensaba hacer una análisis de la Cumbre del Clima celebrada en Copenhague, debatiendo un opinión común con Pilar, la otra editora de este blog, pero creo que suscribimos por completo las palabras de Iñaki Gabilondo.