Debemos de ser unos desvalidos, grandes ingenuos o nos sobra el dinero, para necesitar a cientos de personas para cuidarnos, educarnos y gestionarnos. Cientos de ensimismados, y arrogantes privilegiados, de una casta que habitualmente ocupa los medios de comunicación para generar diferencias y conflictos.

ATT00004En mi línea ascendente encuentro a 819 personas que velan por mis intereses personales.

Son 819 personas, que se renuevan y procrean, y que luego se auto-jubilan  como presidentes de fundaciones, rectores o en consejos de administración de entidades públicas, ganando un pastón, y siempre colocando a todos sus adláteres, secretarias, chóferes y a los amiguetes a los que deben favores políticos.

Habrá que esforzarse mucho para mantener, hoy y en el futuro, a todos los que nos cuidan:

Los míos Los de todos
  •   27 – Ayto. de Alcalá
  • 129 – Asamblea de Madrid 
  • 259 – Senado de España
  • 350 – Congreso de España
  •   54 – Parlamento Europeo
  • 74.008 Alcaldes y concejales
  • 1.206 parlamentarios autonómicos
  • 1.031 diputados provinciales
  • 139 responsables de Cabildos y Consejos Insulares
  • 13 consejeros del Valle de Arán

Tener menos diputados no varia la capacidad de representación de estos o más partidos. Es una cuestión de fracciones matemáticas, lo mismo da. Y no olvidemos «la disciplina de voto«, por la que todos los diputados de un partido están obligados a votar lo mismo.

Pongamos el caso de la Asamblea de Madrid… Para qué mantener a 72 diputados del PP, 36 del PSOE, 13 de IU-LV y 8 de UPyD, si tendrían la misma distribución y representación con 36 en el PP, 18 en el PSOE, 7 u 8 en IU-LV y 4 en UPyD.

En el 2009 los bancos ejecutaron 114.000 embargos a familias que no tenían liquidez. Mientras tanto, a esos mismos bancos los partidos políticos deben 150 millones de euros. En este país la suma de los sueldos de todos los políticos es de 720 millones de euros.

Y una última reflexión… ¿Para qué sirve un senador?, ¿tenemos 259 revisores de lo que hacen 350 diputados?…

No me extraña que ahora quieran que nos jubilemos a los 67 años. Hay que mantener a un ejercito de ‘servidores de lo público’, además de sostener los errores de los adinerados banqueros.

Como dice un grupo de Facebook “dame paciencia… porque como me des fuerza, reviento!!!.

«El presupuesto debe ser equilibrado, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la asistencia a los países foráneos debe ser cercenada para que nuestro país no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa de la asistencia del Estado”- Cicerón, año 55 a.C.

Sobre este tema en el blog:

El coste de cada diputado

Políticos de primera

12 chorizos que te han dejado sin pan