No todos los ecologistas son melenudos, hippies o aparentemente descuidados en su vestir.  Miguel Delibes ha fallecido hoy, a los 89 años. Un ecologista inteligentemente comprometido, “la voz austera de un país sumido en el silencio; la más alta cima de la literatura española”.

La certeza que demos asumir nuestra responsabilidad sobre el medioambiente afecta a nuestras ideas y a la manera en la que comprometemos nuestras vidas. No hay más etiquetas que definan a los ecologistas que las del ‘sentido común’, la ‘inteligencia al servicio de los demás’ y  ‘la responsabilidad histórica’.

Autor de libros como Un mundo que agoniza que contiene algunos capítulos que hablan por si solos: El progreso contra el hombre, La Naturaleza, chivo expiatorio; La rapacidad humana… En un gesto que nos animaba a luchar por futuro de todos, Miguel Delibes nos decía :

Porque si la aventura del progreso, tal como hasta el día la hemos entendido, ha de traducirse inexorablemente, en un aumento de la violencia y la incomunicación; de la autocracia y la desconfianza; de la injusticia y la prostitución de la Naturaleza; del sentimiento competitivo y del refinamiento de la tortura; de la explotación del hombre por el hombre y la exaltación del dinero, en este caso yo gritaría ahora mismo, con el protagonista de una conocida canción americana “!Que paren la Tierra, quiero apearme!

No se ha apeado, nunca dejó de luchar por un mundo mejor. Nos dejó vencido por una larga enfermedad.

Descansa en Paz. Maestro.

Recomiendo leer la dedicatoria completa que Greenpeace publica en su Blog: Hasta pronto Maestro

 

“…Se nos va también uno de los baluartes más sólidos de la cultura rural de este país nuestro. Delibes evolucionó en su pensamiento, precisamente por su apego a la naturaleza, desde la tradición cazadora, hacia una profunda conciencia ecológica, que defendió abierta y públicamente.”, dice de él Juan López de Uralde, director ejecutivo de Greenpeace España.

 

Delibes_Dedicatoria