La Tierra ha llegado hasta aquí tras un interminable y eterno proceso de convertir el vacío en espacio y la oscuridad en luz. Nosotros no hemos intervenido, en todo caso, somos semillas de su vida que ahora actuamos como un ácido corrosivo”. – (Jesús Manzano, en un mensaje de estado de Facebook, octubre 2009)

imageSomos la especie animal más inteligente, capaz de transformar el mundo en una carrera sin dirección ni objetivos, sin orden ni concierto.
 
Vamos ensayando sin conocimientos previos, y sólo corregimos algunos de los errores que cometemos.  Lo grave de este comportamiento vírico-humano es que nuestros ensayos los realizamos fuera de una pizarra o de un cuaderno de notas. Aplicamos directamente en el entorno la ignorancia del desarrollo tecnológico, dejando detrás la huella imborrable de nuestro inmenso desconocimiento…  Y con toda certeza jamás llegaremos a encontrar respuestas al por qué de las cosas.
El ser humano necesitó siglos y el talento de grandes sabios para desarrollar teorías sobre geometría y matemáticas que la propia naturaleza recrea en sus formas desde los albores del universo, en todo aquello que nos rodea. Una lección de armonías que debería animarnos a ser más humildes y aprender de ella. Tan sólo hay que observar para descubrir en ella las reglas que definen la construcción de las formas de la vida.
 
En el siguiente vídeo podéis ver como la sabia Naturaleza nos enseña matemáticas, al menos 3 de esas reglas (por orden de aparición en el vídeo):
  1. Sucesión de Fibonacci (descubierta en el S. XIII),
  2. Número Áureo o Divina Proporción (300-265 a. C.), y

Nature by Numbers – © Cristóbal Vila. Etérea Studios
Información sobre la base teórica de que se representa en el vídeo:

Un vídeo instructivo e ideal para nuestros hijos, para nuestra curiosidad científica o simplemente para admirar la capacidad técnica de su desarrollador, Cristóbal Vila. (Estoy pensando asistir a uno de sus cursos de Madrid o Zaragoza).