El estudio ha calculado también la huella de emisiones de CO2, con un promedio por la compra de la cesta en un parque comercial de 3kg de CO2 y sólo de 0,47 kg en el caso de los mercados. La primera magnitud corresponde,  aproximadamente,  a recorrer 32 km en coche y la segunda a tan sólo 4 km.

Energía
La unidad de medida ha sido, en este caso, los kWh/cesta que en el Parque Comercial ha dado la cifra de 1,7 y en los Mercados Municipales de 0,6. En consecuencia, la compra requiere 6 veces más energía en la gran superficie que en el mercado. En cambio, el transporte de los trabajadores consume ligeramente más energía en los mercados municipales respecto al parque comercial. Esto sucede según ha explicado Jordi Oliver  "porque los parques comerciales tienen menos trabajadores por superficie".

Residuos
En este aspecto, el parque comercial también supera al mercado tradicional en impacto ambiental. Por cada compra, el primero genera 250 g de residuos, mientras el segundo genera 102 g.

 

Fuente: sostenible.cat (artículo completo)