¿Qué se puede hacer para combatir el hambre?

El primer paso es tener una perspectiva común de un mundo sin hambre. Otro es poner fin a la desigualdad de género y habilitar a las mujeres para que participen más en el desarrollo agrícola. El problema del hambre debería ser una de las máximas prioridades en los países empobrecidos. Los pequeños agricultores deberían recibir las oportunidades y la instrucción necesaria para producir suficientes alimentos e ingresos para alimentar a sus familias. Las economías rurales necesitan crecer para multiplicar las oportunidades de trabajo para los que las necesitan, y reducir la emigración hacia las ciudades.

Es necesario hacer más énfasis en mejorar el acceso de los pequeños agricultores a los mercados internos e internacionales. Los recursos naturales requieren una gestión mejor para asegurar que no se sobreexploten las tierras. Los sectores público y privado tienen que colaborar unidos para poner fin a la pobreza y la desigualdad, y para mejorar el acceso para todos a alimentos sanos.

Más información:

http://www.1billionhungry.org