El abuso del tono verde acabará haciéndose eco (fenómeno acústico) e infectando a la sociedad de una sordera selectiva, asumiendo unos que todo lo eco es falso, por abuso, y a otros que la quema de carbón también es eco (amigable).

Cuanto más grande es una empresa más necesidad tiene de vender una imagen coherente con la sensibilidad de sus clientes. El marketing verde lo invade todo, los coches son eco, los aviones aterrizan en modo eco, los detergentes son eco, sólo faltan los cigarrillos eco.

CapturaComo no podía ser de otro modo Jordi Jaumà aborda este tema en la edición de Diario Responsable, revista digital que aborda las claves de la Responsabilidad Social de la Empresa (o Corporativa), con una entrevista a Juantxo López de Uralde. Un artículo con un titular que empuja a hacer algo más que brindis al Sol: "La mera voluntariedad en RSE lleva al lavado de imagen".

Las empresas deben asumir su responsabilidad social. Nadie está aquí sólo para ganar dinero, sino que hay que implicarse en la resolución de los problemas sociales. Pensamos que deben establecerse unas normas o parámetros que especifiquen muy bien cómo debe desarrollarse esa labor, ya que la mera voluntariedad lleva al lavado de imagen, dice Juan López de Uralde, nuevo líder del proyecto EQUO.

Os recomiendo la lectura completa de esta interesante entrevista.

La última respuesta de Juantxo, ante la pregunta los temas más importantes a los que debe dar respuesta la empresa del siglo XXI va muy en la línea de una de las frases que he repetido en el estado de mi perfil de Facebook, y dice:

 

“Expertos en Sostenibilidad – ‘Héroes del Futuro’:

Hoy los temas candentes son la reducción de recursos, el cambio climático y la superpoblación. Muy pronto las empresas que más progresarán en el mercado situarán sus servicios frente a un mundo de recursos agotables y sostenibles”.