0910_bike

La gestión de la movilidad se basa en la realización de campañas, mejora de la cooperación y organización, así como en la mejora de la información, actividades todas ellas que tienen un importante papel en el desarrollo de la bicicleta. Por ejemplo, se debe informar adecuadamente de todas las nuevas infraestructuras y proyectos, como los relativos a bicicletas compartidas, ya que, en caso contrario, pueden llevar a un mal uso. Muchos actores distintos deben trabajar conjuntamente (por ejemplo, cuando se combina el ferrocarril con la bicicleta). Además, las ONGs juegan un papel esencial en el desarrollo de las buenas políticas ciclistas. A continuación se muestran algunos ejemplos sobre cooperación presentados en Velo-city:

  • En Viena se da una interesante cooperación entre la cadena de supermercados SPAR y la ciudad.
  • La UITP (Asociación internacional de transporte público) busca la cooperación entre el transporte público y la bicicleta. Ver presentación.
  • La ponencia conjunta entre Fietsersbond (la unión de ciclistas danesa) y la ciudad de Amsterdam mostró cómo su cooperación fue crucial para la éxito de la bicicleta en la ciudad (podría incluso decirse que más satisfactoria que en Copenhague).
  • El mayor desarrollo en una ciudad escandinava, Nodhavnen en Copenhague, trata de integrar la gestión de la movilidad en la planificación urbana, favoreciendo el uso de la bicicleta.

A continuación se muestran distintos proyectos europeos:

  • Active Access promueve el uso bicicleta y el modo peatonal en los viajes diarios en zonas locales.
  • BAMBINI tiene como finalidad la educación de los niños de 0 a 6 años y de sus padres, favoreciendo el transporte sostenible.
  • LIFECYCLE conecta la bicicleta con la salud, y proporciona ideas prácticas que favorecen hábitos en relación a su uso.
  • PRESTO trata sobre las políticas que favorecen la bicicleta.
  • Trendy Travel publicó un folleto con 20 argumentos para usar la bicicleta, en 8 idiomas.
  • BICY y Nordic cycle cities son redes de ciudades que promueven la bicicleta.

Una de las principales conclusiones derivadas de Copenhague es que la bicicleta se usa principalmente porque es conveniente y divertida, siendo secundarios los motivos medioambientales o de salud. Además, los usuarios quieren que las autoridades inviertan en infraestructura ciclista, que proporciona la sensación de que cada día las cosas en la ciudad van algo mejor. Nada ocurre de la noche a la mañana, pero puede sorprender lo rápido que se progresa y sin un alto coste. Por último, la comunicación y la cooperación son dos elementos importantes, reforzadas a su vez por constantes mejoras (tanto pequeñas como grandes) en la infraestructura.

 

Vía EPOMM