Mañana se cumplen 25 años del accidente nuclear de Chernóbil . Un cuarto de siglo después, esta instalación sigue suponiendo un peligro por el riesgo de colapso del deteriorado sarcófago que cubre las ruinas del reactor siniestrado, que todavía contiene en su interior los restos activos del combustible nuclear.

 

Transcurridos ya 25 años desde la catástrofe de Chernóbil, ha habido tiempo de sobra para solucionar este problema. La situación actual demuestra la irresponsabilidad de la comunidad internacional así como del Gobierno de Ucrania, ya que el estado del actual sarcófago es inaceptable: los muros están agrietados, y el techo está bombeado hacia el interior y su estructura amenaza con colapsarse, ha afirmado  Carlos Bravo responsable de la campaña de nuclear de Greenpeace.


Pilar NogueraPublicado por Pilar Noguera

Barcelona

 

NO HAY TIEMPO QUE PERDER en Facebook