¿Por qué había tanto en juego en estas elecciones a la Dirección General de la FAO? Porque estamos ante una nueva crisis alimentaria, o para ser más precisos, nos encontramos ante un agudo repunte de la crisis de los alimentos del año 2008.Muchos teóricos tienen la convicción de que en el origen de la crisis de los precios de los alimentos de hace tres años operaron causas estructurales que persistieron, que vienen arrastrándose en el tiempo como resultado de una evolución asimétrica e injusta del sistema agroalimentario mundial, que no fueron abordadas en su debido momento y que vuelven a estar presentes ahora.

El premio Nobel de Economía Paul Krugman ha declarado recientemente que “lo que nos están diciendo los mercados de las materias primas es que vivimos en un mundo finito, en el cual el crecimiento rápido de las economías emergentes está presionando a la oferta limitada de materias primas. Por tanto, deberíamos revisar y transformar la forma en la que vivimos, adaptando nuestra economía y nuestro estilo de vida a una realidad de recursos cada vez más escasos”.

Tal vez, una de las causas estructurales más importantes en esta crisis es la especulación financiera de los alimentos y el hecho de que no haya mecanismos internacionales legales y obligatorios que regulen la actividad en los mercados de materias primas. Una resolución del Parlamento Europeo de enero de 2011 atribuía a los movimientos especulativos la responsabilidad del 50% de los recientes incrementos del precio de los alimentos.

El fenómeno del hambre hoy demuestra que, además de las políticas agrícolas, son las políticas energéticas, comerciales, financieras, migratorias, las respuestas a la desigualdad de género, la explotación de los recursos naturales, la adaptación y mitigación del cambio climático las que inciden directamente en la seguridad o inseguridad alimentaria. Por no hablar del auge de la producción de biocombustibles o el acaparamiento de tierras.

Algunos analistas han señalado que la crisis alimentaria que arrancó en 2007 ha supuesto el fin de los alimentos baratos y prevén que los precios de los alimentos no vuelvan a bajar a los niveles anteriores. Lo más contradictorio de esta situación es que no ha existido en la última década riesgo de escasez y las reservas existentes para 2011 garantizan comida incluso con un déficit 13 veces mayor al actual.

____

La FAO se creó en 1945 y en los últimos 15 años el hambre ha crecido un 18%, alcanzando los 1.000 millones de personas hambrientas, lo que supone una masiva violación de derechos humanos. Por eso la campaña “Derecho a la alimentación. URGENTE” entregó al nuevo director general de la FAO, en las pasadas elecciones, un “kit de supervivencia” para no naufragar en la reducción del hambre, su principal objetivo y razón de ser. Hasta el momento la FAO no ha cuestionado con contundencia las verdaderas causas del hambre, entre ellas, las normas comerciales, la especulación, la disminución de ayudas a la agricultura familiar, el impacto de los agrocombustibles y, sobretodo, el actual modelo agroindustrial. Por eso, el próximo director general deberá afrontar estos aspectos con determinación si no quiere que la institución siga fracasando en el mayor reto que tiene la humanidad.

Vía Boletín Prosalus