Propongámonos comprar los próximos regalos de navidad a las ongs que venden cestas, las tiendas de comercio justo, la vecina que vende por catálogo, el artesano que hace pendientes, la amiga que vende por internet… Hagamos que nuestro dinero llegue a personas comunes y no a grandes multinacionales, y así, más personas tendrán una feliz navidad.

Si te parece una buena propuesta, difúndela, copia y pega, por mail, en Twitter, Facebook.  Apoyemos a la gente.