Sin regalos, sin turrón, ni árboles, ni calcetines en la chimenea.
Sin fiesta, ninguna familia que saludar, ningún coro de ángeles divinos.
Sin puertas, sin ventanas, sin paredes.
Sin un hogar. Sin un lugar seguro para caer.

Apenas la promesa de este lejano sonido.
Dondequiera que esté caminando esta noche, todo aquel que esté esperando de algún modo, por la estabilidad de la luz tenue,

Que la Paz permanezca en tu corazón.
Porque las campanas están sonando, en todo el mundo.
Las campanas están sonando, en todo el mundo.
Están sonando campanas, llamando a la luz
Están sonando, en todo el mundo, esta noche.