Dedicado a Javier López, Rodrigo Losada, José Antonio Villamor, y también para el inconsciente Tomas Velicky, porque a él también le lloran.