Necesitamos urgentemente que llueva… ¿Te sumas? Pídeselo al profeta Mike Oldfield:

"Y el hombre de la lluvia cogió su bolsa de secretos, y viajó hasta la ladera de la montaña, muy por encima de las nubes, y nada se volvió a saber de él, excepto por el sonido tubular de las campanas".