Corruptelas de primera, vehículos de primera, restaurantes de primera, dietas sueldos y aumentos de primera, viajes de primera, hoteles de primera… para políticos (como mucho de tercera) o sinvergüenzas y cara duras de primera.

 

Aún hoy hay quien se pregunta como hemos podido llegar a esto. Cómo es posible que tantos y tantos dirigentes públicos y privados nos hayan traído hasta aquí con la preparación, estudios, MBA’s que se les supone

Fracasados indudablemente, suspendidos social y éticamente. Cómo es posible que miles y miles de asesores de toda Europa, de los cuales se sirven opacos, pues lo brillante se les hace inalcanzable, no hayan sido capaces de articular medios suficientes para que esto no ocurra. Cómo es posible que tantos miles y miles de funcionarios de altos rangos fueran y sean igual de incapaces que los anteriores. Cómo puede ser que miles y miles de estamentos Judiciales y Jueces y Magistrados, todos también supuestos brillantes, permitieron y permitan, permitirán a todas luces, que continúe el saqueo que se cierne sobre una sociedad que ante su falta, esta indefensa.

Cómo es posible que una sociedad, caída en la desidia de lo público, no sea capaz de reaccionar, utilizar las propias herramientas, asociaciones, sindicatos o partidos políticos, el sistema. Cómo es posible que millones y millones de ciudadanos no seamos conscientes del verdadero poder de nuestros padres y abuelos pusieron en nuestras manos. Cómo somos tan y tan anhelantes de tutelas, fascismos sociales que nos dicten que beber, comer, follar o parir… ¿perros pues?

En definitiva, amigo, que hoy por hoy apalear a niños y abuelos o a demandantes, que no manifestantes de justicia y derechos hurtados, se le llama democracia, y tu como yo aquí, tan ricamente sentado, diciendo que otros te han robado lo que tu y yo hemos perdido o cedido, nuestra dignidad.

 

Por Víctor Zas en la página de Facebook de NO HAY TIEMPO QUE PERDER