Evitar que unos pocos concentren grandes riquezas es fácil, haz tus compras a pequeños productores.


Así es. Parece fácil, pero hay que «no dejarse» condicionar por el marketing de marcas, hay que informarse, hay que comprar menos y en más sitios…

Erradicar la riqueza extrema, la de quienes no la invierten en las personas, requiere que muchas personas, muchísimas, invirtamos nuestro conocimiento y tiempo en otras muchas personas, en muchos pequeños productores, cuando más cercanos mejor. Distribuiremos el beneficio en la agricultura y ganadería familiar, en los artesanos, en los productores conectados a su territorio, en las tiendas de barrio que hacen ciudad. Negocios de proximidad y de incalculable valor para el sostenimiento del bienestar social.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Busca el grupo de consumo más cercano aquí.
  • Si no lo encuentras, ármate de valor y crea uno.
  • Incluso aún más fácil, te ayudan a crearlo en Yo Compro Sano.