GREENPEACE LAMENTA QUE LA UNIÓN EUROPEA FOMENTE LA SOBREPESCA CON EL DINERO DE LOS CONTRIBUYENTES

La organización ecologista valora positivamente medidas como la mejora en la toma de datos y el control


Greenpeace lamenta el principal punto del acuerdo alcanzado la pasada madrugada por el Parlamento Europeo, los Gobiernos de la Unión Europea (UE) y la Comisión sobre el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) vaya a suponer un aumento de la sobrepesca.

Para Greenpeace el FEMP, que define cómo se van a distribuir los 6.400 millones en subvenciones de los que está dotado, puede socavar los esfuerzos para mejorar las normas de pesca conseguidos hasta ahora por la nueva Política Pesquera Común (1).

El compromiso acordado otorgará subvenciones para la sustitución de los motores de los buques pesqueros de hasta 24 metros, incluidos los arrastreros, algo que Greenpeace considera «un paso peligroso» ya que los motores más eficientes incrementan la capacidad pesquera y, por tanto, la sobrepesca. También incluye subsidios directos a las flotas que faenan en aguas distantes, en el caso de que los acuerdos pesqueros entre la UE y los terceros países no se renueven, lo que implica que aumente la falta de transparencia en estos acuerdos.

«Algunas de las concesiones hechas a los Gobiernos de la UE como parte del acuerdo sobre el nuevo fondo de pesca demuestran una falta de coherencia. Si bien la decisión de aumentar las inversiones públicas en la recogida de datos pesqueros, en el control y en la aplicación de la normativa serían subvenciones que podrían ayudar a que la pesca sostenible sea una realidad, que se otorguen subsidios directos al sector pesquero, incluida la financiación de nuevos motores, amenazan los objetivos de la nueva Política Pesquera Común, manteniendo una flota sobredimensionada que pondrá en peligro cualquier tipo de gestión sostenible de los océanos», ha declarado Celia Ojeda, responsable de la Campaña de Océanos de Greenpeace.

Nota:

(1) El año pasado, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y Gobiernos de la UE acordaron reformar radicalmente las normas de pesca europea con la nueva PPC y poner fin a la sobrepesca entre cinco y diez años.