Como la vida misma:

«Tú fuiste mi fuego, te tuve tan cerca hasta que casi no podía respirar…. hasta que ya no quedó nada de mí. Me diste esperanzas y luego las mataste. Ahora te veo y no siento nada más, te necesito pero no puedo necesitarte más».