No quiero un futuro con bestias descerebradas como esta horda de violentos… No quiero que reclamen nada por mi, NO ME REPRESENTAN, no tienen derecho a representar al pueblo. Dan miedo.

Queremos manifestaciones sin esa gentuza violenta, y luego, ese es un beneficio accesorio que a tantos les preocupa… en los medios de comunicación no veremos algo que nos horroriza.

No formo mi opinión con lo que dicen en los foros, del tipo que sean; si fuese así mi cerebro no tendría más valor que el de un cordero dentro de un rebaño apretado y dirigido. Prefiero otras lecturas… que al final forman opiniones libres, no dictadas.

No son sólo imágenes, son piedras, palos… y hacen daño. Quienes lo justifican hace demagogia. Como aquellos que encontraban motivos ruines para justificar el ajusticiamiento «por paseíllo» en la guerra civil española, o quienes suelen decir «algo habrá hecho» tras conocer la muerte de una víctima del terrorismo.

Da igual quienes sean las víctimas, hay que defender y proteger a quienes son objetivo de la violencia, y denunciar a quien la ejerce, la ejerza quien la ejerza… o acaso ¿La vida y dignidad de las personas tiene distinto valor en función de su profesión, ideología, sexo, condición social, raza o credo religioso?…

Tras leer tantos comentarios en las redes sociales de apología de la violencia, he de decir que…

Sigo entristeciéndome por quienes justifican la violencia. Nadie tiene derecho a intentar matar a otros en beneficio de un bien que crea común. Nadie puede alterar el derecho de otros a expresar su opinión pacífica, imponiendo su «posesión de la verdad». Nadie tiene derecho a usar a unos policías como víctimas necesarias para lograr un cambio no votado. Demasiados años de terrorismo, del cual soy víctima en dos ocasiones, me han enseñado que ningún objetivo, por bueno o malo que sea, puede basarse en el uso de la violencia.

Me pregunto porqué esas bestias querían matar a esas «personas» uniformadas que mantuvieron «las formas» incluso a costa de sus propias vidas. No justifico la violencia, me he educado viendo como muchos justificaban los asesinatos de ETA por cuestiones tan «baladíes», cobardes y canallas.

Resumen: Me entristece saber que entre mis contactos hay quien justifica la violencia en favor de objetivos ideológicos, religiosos o de cualquier otra intolerancia cívica… Pena.