La reforma fiscal que de verdad necesitamos

Tras seis años de medidas de austeridad y recortes en políticas sociales, España es hoy el
segundo país más desigual de Europa. Las conquistas sociales alcanzadas están ahora en
peligro, y la reforma fiscal propuesta por el Gobierno es la oportunidad de recuperar políticas y
derechos sociales como las rentas de inserción, la sanidad y la educación públicas y la
cooperación para el desarrollo.

Pero sólo será posible si conseguimos que la reforma sea justa, y se piense en beneficio de la
mayoría y no en el de unos pocos.

Oxfam Intermón incluye en su campaña DESIGUALDAD JUSTICIA FISCAL un decálogo de
medidas que hará llegar al presidente Rajoy para que la reforma fiscal sea verdaderamente la
reforma que necesita la ciudadanía. Desde Oxfam Intermón entregaremos al presidente estos
diez puntos acompañados de las firmas que apoyen su puesta en marcha.

10 CAMBIOS NECESARIOS PARA UNA REFORMA FISCAL JUSTA
  1. La política fiscal debe combatir la desigualdad al margen de intereses partidistas, contribuyendo a una sociedad más justa y equitativa.
  2. Hay que recaudar lo suficiente para financiar un modelo social que garantice servicios públicos de calidad e igualdad de oportunidades.
  3. Se debe aplicar «tolerancia cero» al fraude fiscal, incluyendo medidas que pongan freno a la impunidad de los evasores.
  4. Los privilegios y la opacidad de los paraísos fiscales deben desaparecer.
  5. Recaudar más no puede suponer aumentar el esfuerzo fiscal de las clases medias y los más pobres. Quien más tiene, ha de contribuir más.
  6. Todos, empresas e individuos, deben tributar en función de su capacidad y de su actividad económica real, sin privilegios, ni excepciones.
  7. Las grandes fortunas y las rentas del capital tienen que contribuir en mayor medida, parareducir la presión sobre los salarios y el consumo.
  8. El sistema tributario tiene que ser progresivo y equitativo en su conjunto sin medidas que favorezcan los intereses de unos pocos.
  9. Los beneficios fiscales deben ser excepcionales y solo deben aplicarse, si permiten crear valor real y duradero (como la creación de nuevos empleos de calidad).
  10. Una buena política tributaria requiere un debate público abierto, transparente y con participación ciudadana.