Abre mi pecho y colorea mi columna vertebral,
engulle mi respiración y toma lo que es mío.
Yo seré la sangre si tu eres los huesos.
Eleva mi cuerpo y pierde el control.
Te estoy dando todo, te estoy dando todo.
Merodeas como un colibrí, me persigues mientras duermo,
navegas desde otro mundo, hundiéndote en mi mar.
Y puedo ver a través de ti, somos iguales,
es completamente extraño, corres en mis venas.
¿Cómo puedo mantenerte dentro de mis pulmones?
Yo respiro lo que es tuyo, tu respiras lo que es mio.
Y puedes seguir, puedes seguirme.